Entertainment

Alboroto y puerta grande para El Fandi en Palma de Mallorca


Buen ambiente se vivió en la segunda corrida de Palma de Mallorca. Respondió la gente a un cartel atractivo y respondieron los toreros. El Fandi sacó recursos y la afición disfrutó con su entrega. Pudo acompañarle en la salida a hombros Manzanares de no ser por la racanearía del Palco. Y Roca Rey arrolló sin toros y paseó una oreja. Noche más que entretenida. 

El Fandi logró calentar el Coliseo Balear de primeras, tarea nada fácil cuando se trata de un abreplaza. Las largas en el tercio, el quite por zapopinas, la vistosidad de las banderillas… un huracán. Pero luego en la muleta el toro se afligió, no El Fandi, que con medio toro logró robar muletazos de mucho mérito. Subió la temperatura, metió al público en la noche y tras un pinchazo y estocada, paseó una oreja. 

David Fandila sacó toda su artillería frente al cuarto, un toro que tampoco ayudó. Variado con el capote, apasionado en banderillas y entregado con la muleta, con muchos recursos. Supo vender todo cuanto hizo y al final se metió al público al bolsillo, cortando una oreja con petición de oreja. 

Con un noble toro de Algarra, Manzanares compuso una faena templada y torera, sobre todo por la mano diestra. Hubo empaque y mucha reunión, con series de mucho gusto, y apretando al toro al final de la faena. Mató de una estocada y paseó una oreja. 

El quinto fue bueno mientras duró. Hasta que se le acabó el gas, embistió con calidad y Manzanares lo aprovechó para torearlo con cadencia con la capa. Luego, con la franela, apenas dos tandas de mucha enjundia y sabrosas por temple y elegancia. Echó el freno el toro y el alicantino se fue a por el acero, dejando un espadazo que requirió del descabello. Le pidieron la oreja que el palco negó.

Roca Rey impuso su ley. No tuvo oponente, al de Algarra le faltó raza y recorrido. Pero no le importó al peruano, que se metió en los terrenos del toro y le sacó faena con autoritario gobierno. Le aguantó parones sin enmendarse y su entrega llegó al tendido. Cortó una oreja.

No le importó que el sexto tampoco le ayudara. Atalonado y sereno, hizo faena en las cercanías, con los pitones rozando la taleguilla. Faena que llegó arriba, emotiva y sincera, que no tuvo premio por la espada. Antes, había brindado a su apoderado Roberto Domínguez por sus bodas de plata como matador de toros, ceremonia que se celebró en esta misma plaza.

Palma de Mallorca. Viernes, 5 de agosto de 2022. Toros de Luis Algarra, bien presentados, nobles pero a menos. El Fandi, oreja y oreja con petición de la segunda; Manzanares, oreja y vuelta al ruedo, y Roca Rey, oreja y ovación. Entrada: Tres cuartos. El festejo comenzó con quince minutos de retraso. 





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.