Entertainment

Piragüismo: El K-4 500 de Craviotto, Arévalo, Cooper y Germade, oro en el Mundial


El K-4 500 español, formado por Saúl Craviotto, Carlos Arévalo, Marcus Cooper y Rodrigo Germade, volvió a subir al podio en una gran cita internacional. Logró el oro en el Campeonato del Mundo de Sprint Olímpico que se celebra en el Lago Banook de Halifax (Canadá), tras vencer a su bestia negra, Alemania.

El cuarteto español fue plata en el Mundial de 2019 y en los Juegos Olímpicos de Tokio al verse superado en ambas ocasiones por la embarcación alemana formada por Ronald Rauhe, Tom Liebscher, Max Rendschmidt y Max Lemke. Tras la retirada de Rauhe (cinco medallas olímpicas y 16 oros mundiales), Jacob Schopf, plata olímpica en el K-2 1.000, entró en el equipo.

El cambio de tendencia se apuntó ya en la Copa del Mundo de Racice (República Checa) en mayo. Craviotto, Arévalo, Cooper y Germade se colgaron el oro por delante de Ucrania y Lituania. Los teutones acabaron cuartos a más de un segundo y medio de los españoles.

El K-4 español partió de la calle 5. Tras una buena salida, pasó en segundo lugar por los 250 metros en 39.62 por detrás de Polonia (39.82). Esta vez no ocurrió como en los Juegos cuando fue por delante de Alemania hasta el metro 350. El barco español, que con respecto a Tokio ha visto como Carlos Arévalo y Marcus Cooper han cambiado su posición, firmó un final frenético para ponerse en cabeza y entra primero en meta con un tiempo de 1:20.83 (41.00 en los segundo 250 metros). Alemania fue segunda con 1:21.27 (41.14 en los 250 metros finales) y Ucrania, campeona en 2021 al aprovecharse de que ni España ni Alemania presentó a su tripulación titular, fue tercera (1:21.38).

Craviotto eleva a 11 su colección de medallas en un Mundial: 4 oros (en el relevo K-1 4×200 en 2009, 2010 y 2011 y en el K-4 500 en 2022), 5 platas (K-2 200 en 2009, 2010 y 2018 y K-4 500 en 2018 y 2019) y 2 bronce (K-1 200 en 2013 y 2014).

C-2 500: segundo oro en una prueba olímpica en París

Unos minutos después llegó el segundo oro para la delegación español y también en una prueba que será olímpica en París. Cayetano García y Pablo Martínez, que ya fueron oro en la Copa del Mundo de Racice, se impusieron en el C2 500. De menos a más, los sevillanos firmaron un gran final.

Al paso por los 250 metros iban cuartos con el mismo tiempo que polacos e italianos, pero a 20 centésimas de los alemanes. Incrementaron el ritmo de paladas en el último tramo para ponerse ya al mando a falta de 80 metros y no dejarse sobrepasar. Entraron primeros con un tiempo de 1:46.32. Wiktor Glazunow y Tomasx Barniak (POL) fueron segundos (1:46.81) y Hao Liu y Bowen Ji (CHN), tercero con 1:46.90.

Cuartos puestos para Sete Benavides y el K-4 500 femenino

Antes, la delegación española ya había completado sus dos primera finales y rozó el podio. Sete Benavides disputó la de C-1 200 (prueba no olímpica). Acabó cuarto con un tiempo de 39.60, por los 39.44 del kazajo Stepanov que fue bronce. El oro fue para el polaco Oleksii Koliadych (39.25) y la plata para el alemán Nico Pickert (39.35).

Después fue el turno para el K-4 500 femenino, formado por Sara Ouzande, Carolina García, Laia Pelachs y Teresa Portela. Acabaron cuartas (1:33.27) Por tres centésimas se quedaron sin el bronce que fue para México (1:33.24). El oro fue para Polonia (1:30.70), ganadora este año de las citas de la Copa del Mundo, y la plata para Australia (1:32.78). El nuevo equipo, a las órdenes de Daniel Brage, empezó a trabajar el pasado otoño con la vista puesta en el nuevo ciclo olímpico con París como primera parada y destino Los Ángeles 2028. En Racice ya fue plata.

Otras finales de este sábado

Marcus Cooper, tras la final del K4 tomó en la salida del K1 500, prueba también ausente en el programa de los Juegos de 2024. Iba busca su novena medalla mundialista tras los oros logrados el año pasado en K-2 500 en Copenhague y Racice (República Checa) 2017, las platas en K-4 500 en Szeged (Hungría) 2019, Racice 2017 y Montemor-o-Velho (Portugal) 2018 y en K-2 500 en Milán 2015, más el bronce en K-1 500 en Moscú 2014, además del oro logrado en este Mundial de Halifax. A pesar de llegar con el mejor tiempo en semifinales, le pasó factura el esfuerzo del K-4 500 y desde el inicio se quedó descolgado hasta dejarse ir para entrar noveno en meta.

A Portela y Ouzande les queda todavía una final. Una hora después de acabar con el K-4, vuelven a lago para luchar por las medallas en el K2 200, una distancia no será olímpica en París.

Paco Cubelos también buscará la medalla en la última final A de la jornada, la del K-1 1000. Tendrá opción de sumar su cuarta medalla en un Mundial después de las dos platas logradas en K-2 1000 en Szeged (Hungría) 2019 y Montemor-O-Velho (Portugal) 2018 y el bronce también hace cuatro años en K-4 1000.

Más finales con presencia española

Las opciones de medalla para España continúan este domingo con María Corbera (C-1 200, prueba olímpica en París); Carlos Arévalo (K-1 200); Aitor Gorrotxategi y Pedro Vázquez (K-2 1000); Estefanía Fernández (K-1 1000); los hermanos Noel y Diego Domínguez (C-2 100), Joan Morenos, Pablo Gran, Manuel Fontán y Adrián Siero (C-4 500) y María Moreno, María Prats, Aida Bauza y Begoña Lazkano (C-4 500). En las regatas de larga distancia, también habrá presencia española. En el C-1 5000 repite María Corbera. Manuel Garrido estará en la prueba masculina, mientras que Paco Cubelos compite en el K-1 5000.

En paracanoe, al oro logrado por Juan Antonio Valle en KL3 200 este viernes, no se pudieron sumar más medallas. Adrián Mosquera rozó el podio en VL3 200 al ser cuarto (48.47 por los 47.92 del uzbeko Sherkuziev, bronce). En esta misma final, Javier Reja acabó noveno. Por su parte, Higinio Rivero también estuvo cerca del bronce en VL2 200. Acabó cuarto (53.67 por los 53.26 del luso Mourao). Inés Felipe, octava en en KL2 200





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.